Cajeros de “línea blanca”

Es una nueva modalidad que complementa a la red de cajeros bancarios. En el país ya operan dos empresas que alquilan sus terminales a comercios de distinto tipo. Permiten extraer dinero, consultar saldos y adelantos de efectivo con tarjeta de crédito.

 

 

Según datos del Banco Central, en Argentina existen unos 20.000 cajeros automáticos. De acuerdo a la autoridad monetaria la penetración, es decir el número de cajeros por cantidad de habitantes, es menor a la de los países vecinos. En Argentina existen cinco puntos de acceso cada 10 mil habitantes. En Brasil la relación es más del doble y estamos debajo de México también.

Grupo Hasar, una firma local enfocada en el desarrollo de software y hardware, lanzó una red de cajeros automáticos no bancarios, la primera impulsada por una empresa no financiera. Su aparición en el mercado surgió a partir de 2018, cuando el Banco Central autorizó que entidades no bancarias como supermercados, farmacias, kioscos y comercios minoristas puedan tener cajeros en sus locaciones.

La empresa aduce tener ocho cajeros en funcionamiento: tres en los aeropuertos de Puerto Iguazú, Tucumán y Salta; y los cinco restantes en locales comerciales de Moreno, La Tablada y Mercedes. Su plan era cerrar 2019 con entre 45 y 50 cajeros en funcionamiento y unos 200 para fines de 2020.

En estos nuevos cajeros se pueden concretar operaciones de extracción de dinero, consulta de saldo y adelanto de efectivo con tarjeta de crédito.

El cajero es arrendado por diversos tipos de comercio, como kioscos o resturantes. “Los comercios son los responsables de la recarga de los billetes en el cajero, que se alimenta del flujo constante de dinero de la operatoria del negocio. Al siguiente día hábil, Red Hasar repone al comercio la cantidad equivalente de dinero que retiró la gente del cajero instalado en el local, mediante una acreditación en su cuenta”, explicó la empresa.

Los principales beneficios que percibe el comercio con la instalación de los cajeros son: por un lado, un ahorro en el movimiento de caudales y, a su vez, una mejora en el clearing del comercio. De cara al usuario, la buena noticia es la mayor disponibilidad de terminales.

La compañía aporta una red propia de cajeros y garantiza la transaccionalidad con la red bancaria. Se puede generar un negocio cobrando por cada extracción, pero “hacerlo o no es una decisión que dependerá del modelo contractual que se establezca con el comercio adherido”, expresó la empresa. Instalar un cajero cuesta entre 7 u 8 mil dólares.

“Vimos la necesidad de ampliar la red de cajeros por la baja cantidad de ATMs que exhibe el país”, explicó el director de Operaciones de Red Hasar, Ignacio Viar. “Se nos presenta, además, la posibilidad de llegar con un producto nuestro, por primera vez, al cliente final, algo que teníamos pendiente”, agregó.

Hace poco desembarcó en el mercado otra empresa dispuesta a instalar 1.800 cajeros en distintos comercios. Se llama Octagon y pertenece a Odyssey Group, una firma norteamericana cuyo CEO es el argentino Santiago Ponceliz.

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net