Aterrizaje suave

Las vacaciones lo cambian todo. Estilo de vida, dietas, horarios, costumbres, tiempos de ocio y descanso. ¿Cuáles son los problemas, los riesgos y las soluciones cuando se vuelve de las vacaciones a la vorágine del trabajo?

 

De las brillantes arenas y el cándido mar a la silla de la oficina. O de paisajes que roban el aliento a cadenas de mails y llamados de proveedores. Este pasaje se da inmediatamente y sin escalas. Así es volver de las vacaciones al trabajo. Y no se da sin complicaciones.

Al experimentar tan repentino cambio, muchas personas caen en un cuadro de estrés post vacacional, el cual puede provocar tristeza, apatía, intranquilidad, angustia, depresión, taquicardia, sensación de ahogo, tensión, dolores musculares, problemas de estómago e, incluso, mayor cansancio.

Las empresas encontraron en la técnica del “soft landing” (aterrizaje suave) una posible solución.

Básicamente, el soft landing es una batería de técnicas y estrategias comerciales para evitar que los trabajadores o empleadores regresen con una menor productividad y más disconformidad al lugar de trabajo.

En términos generales, se trata de un retorno paulatino y controlado a la rutina laboral, con el fin de evitar futuros problemas de organización, producción y gestión.

Coca-Cola fue una de las primeras empresas que popularizó esta técnica en Argentina, cuya metodología fue trabajar dos horas menos el primer día y una hora menos el segundo día, ya sea las primeras horas o las últimas de la jornada. Claro que también existen otras, como recibir a los recién llegados con un mail de bienvenida que también lo ponga al tanto de las novedades durante su ausencia, o dar un pase libre de una semana para ponerse al tanto con tareas pendientes, organizar el escritorio, responder y borrar mails caducos e incluso organizar la propia vida para que no afecte al clima de trabajo.

El soft landing también funciona en otros niveles. Como en el caso de las embarazadas o que dieron a luz. Se recomienda reducir el trabajo, por ejemplo en horas, y a medida que la situación se normaliza y por ejemplo el bebé necesita un poco menos de atención ir agregando horas paulatinamente.

Lo mismo vale para otras situaciones de licencia por motivos personales o emocionales. Se ahorra más con producción y management inteligente que con presiones infructuosas a los trabajadores.

Los más afectados por el estrés post vacacional son los jóvenes adultos (de entre 25 y 40 años) y, si bien no está catalogado oficialmente como una enfermedad, sí se puede considerar un síndrome o trastorno pasajero.

Consejos prácticos

Antes de salir de vacaciones o licencia es necesario dejar el trabajo lo más organizado posible para no verse abrumado al momento de regresar. En el caso de fijar reuniones o eventos se recomienda que sean en la semana posterior a la reincorporación. Planificar el seguimiento de las tareas y delegar al equipo de trabajo, es esencial para que la vuelta sea más calma.

Para volver a la rutina laboral es ideal tener unos días en casa. No sólo pensar en desarmar la valija sino también en reorganizar los horarios y la dieta. En el caso de una licencia, ya sea por enfermedad o maternidad, se recomienda realizar un horario de trabajo reducido o flexibilizar los horarios de ingreso o egreso durante las primeras semanas, para ayudar a la re-adaptación a la vida laboral.

Una vez que ya se está de vuelta, es importante priorizar y organizar las tareas, comenzar con aquellas que requieran resolución inmediata y luego, con calma, seguir con la lista de pendientes.

Para seguir disfrutando luego del trabajo, el cuerpo y la mente necesitan momentos de ocio. Puede ayudar identificar aquellas actividades que se disfrutaron durante el período de descanso y sumarlas a la rutina diaria.

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net