“Hay que adaptarse”

Siguiendo el legado familiar, Juan Arcura lleva ocho años al frente de la relojería y joyería Ambar, sobre Tapia de Cruz al 600, en pleno corazón escobarense. Afirma que hay que estar atento a las nuevas tendencias para sostener la actividad.

 

1-¿Cuándo abre Ambar?

-Abrimos el 22 de abril de 2010. Cuando nos enteramos que se iba la relojería Tempo, decidimos expandirnos y alquilamos este local. Mi mamá estuvo siempre con la joyería (Ali-Sil) y mi viejo (Julio) trabajaba en Jet-Set.

2-¿Por qué el nombre?

-Es una piedra, empieza con A, como mi apellido y los negocios de mi vieja (Ali-Sil) y de mi tía Silvia (dueña del bazar Area). Todo con la A.

3-¿En su momento lo pensaron como una sucursal de Ali-Sil?

-No, buscamos una alternativa para mí, siguiendo el mismo rubro familiar. En la década del ´60 mis abuelos pusieron la joyería París, y en el ´76 mi mamá empezó con Ali-Sil.

4-¿En qué se diferencian?

-Lo que no abarcamos en uno lo hacemos en el otro. En Ambar traemos cosas para más jóvenes, con productos no tan clásicos como el acero, que es algo nuevo y más económico. Trabajamos mucho con gente que va también a Ali-Sil y con otros que venían cuando estaba Tempo, eso nos ayudó bastante.

5-¿Es un rubro difícil?

-No es complicado, pero tiene sus riesgos. Es un rubro medio difícil para insertarse, no es ir a pedir un crédito al banco y listo. Son muchos productos y se necesita un capital. Yo trabajo con proveedores que me conocen desde chiquito y con eso no se puede competir, pasa por la confianza.

6-¿Cómo está la venta?

-Abril, mayo y junio son los peores meses del rubro. Eso, combinado con la situación del país, hizo que sean los tres peores meses de los ocho años que llevo en el negocio.

7-¿Bajan los precios cuando se vende menos?

-Se hace difícil, porque nos basamos en valores internacionales y en lo que sale el dólar. Cuando aumenta sí o sí tengo que actualizar los precios.

8-¿Qué es lo más vendido?

-El acero. Vino fuerte el tema de los aros argollas, salen mucho de acero y después de plata, por una cuestión de valores.

9-¿Oro, poco y nada?

-De oro se pueden vender alianzas, abridores para recién nacidos, cadenitas para un bautismo. El oro tiene un valor muy sentimental y es un respaldo económico el día de mañana en caso de querer venderlo porque no pierde valor.

10-¿Se fue perdiendo el hábito de usar relojes?

-Sí y mucho. Y eso hizo que las empresas desarrollen un montón de modelos más, para tener más variedad de oferta. Se empezaron a fabricar los smart watch, donde podés leer mensajes y escuchar música, para ampliar el panorama.

11-¿Los celulares les robaron terreno?

-Sí, pero también los autos tienen relojes incorporados, sacás un boleto de colectivo y te dice la hora. La inseguridad también influyó, obviamente.

12-¿Crees que van a desaparecer?

-No sé si dejarán de existir, pero la tendencia va cambiar. Por eso hay que estar atentos a los cambios en la tecnología. Hay que adaptarse a lo que viene.

13-¿Le harías cambios al local?

-Me gustaría renovarlo, pero alquilo y es un gasto importante. Cualquier cambio es costoso. Estos dos años no fueron para nada fáciles y no se puede hacer nada, por ahora.

14-¿Incorporaste algo en estos años?

-Sí, sumamos regalería, copas y platos personalizados, placas, servicios para empresas. Además, seguimos con las reparaciones y cambios de pilas y de mallas, ese es un punto fuerte también.

15-¿Cómo ves el centro comercial de la ciudad?

-Me gusta, se está expandiendo. Yo estoy en un lugar privilegiado, de mucha actividad. Hay mucho por hacer. Eso se lo dije al Intendente cuando pasó por acá para charlar.

16-Yendo a tus gustos, ¿un hobby?

-El fútbol. Verlo, jugarlo, ir a la cancha a ver a Boca. Soy socio hace 15 años.

17-¿Una comida?

-El asado, hecho por mí.

18-¿Un lugar para veranear?

-Voy mucho a Necochea, es muy tranquilo. Sin la vorágine de otros lados.

19-¿Frío o calor?

-Calor. El negocio anda mejor y no me gusta el frío.

20-¿Un elemento fetiche del local?

-Un destornillador que me traje de Ali-Sil, me lo regaló un cliente.

21-¿Un deseo?

-Que todos estemos bien. Que tomemos conciencia que estamos yendo por mal camino y así es muy difícil. Si cada uno sigue tirando para su lado, es imposible mejorar.

 

 

Por Javier Rubinstein

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net