Un clásico infalible

Alfredo Villarruel lleva 23 años al frente de Todo Queso, sobre la avenida Belgrano. Por precios y calidad, tiene una clientela cautiva. “Trabajo con productos exclusivos”, confiesa, orgulloso. 

 

A la hora de armar picadas u organizar unas pizzas caseras, Todo Queso es uno de los lugares elegidos por los escobarenses para surtirse de fiambres ricos y a buen precio. Su titular es Alfredo Villarruel, que empezó este emprendimiento el 16 de marzo de 1996.

Hasta entonces “Willy”, como lo conocen todos sus clientes, repartía fiambres y quesos en Escobar y alrededores. Arriba de su camioneta, llevaba pedidos a numerosos comercios de Matheu, Zelaya, Villa Rosa, Campana y Zárate con gran éxito, pero un día decidió dejar el reparto.

“La calle se había puesto pesada, había mucha competencia y daba mucho fiado. Llegaba el fin de semana y tenía la plata en la calle, no era más rentable. Con mi señora recibimos un dinero extra y decidimos abrir el negocio”, señala.

Desde su apertura, el local de Todo Queso está sobre la avenida Belgrano 579, a metros de Tapia de Cruz. “Nos enamoramos del lugar porque era un desierto en esa época (risas). Estaba la agencia de autos de Ferrarotti enfrente, la librería en la esquina, una veterinaria y la casa de computación, nada más”, recuerda Villarruel.

Como suele ocurrir muchas veces, los inicios no fueron sencillos, pero después la situación se revirtió favorablemente. “Nos costó arrancar. Nuestra publicidad era el boca a boca, con calidad y buen precio. Vendíamos el medio kilo de fiambre a $1,50, no teníamos competencia. Después se amplió más el mercado”, sostiene “Willy”, recordando con precisión los precios -hoy irrisorios e inimaginables- de las promociones, con las que el negocio fue haciéndose conocido.

El secreto más importante en las ofertas de Todo Queso es que la mercadería viene directamente de los frigoríficos, sin intermediarios que encarezcan los precios. “Acá no hay vendedores ni comisionistas, ahorramos costos. Tener la plata parada no sirve, hay que bajar para mover esa plata y a mí me da resultado”, confiesa, convencido.

En el comercio hay una gran variedad de fiambres, quesos y productos básicos de almacén, como pan, snacks y bebidas. Todo lo indispensable para armar una picada completa, pizzas caseras de diferentes gustos o unos buenos sándwiches con fiambre de calidad. A propósito de los embutidos, son los que lideran las ventas del negocio, seguidos por los quesos en sus distintas variedades.

“Este año está bravo, bajó un poco la venta. Trabajamos mucho con colegios, que llevan para vender en sus bufetes y hacen sándwiches para los chicos. A ellos les hacemos otros precios, por supuesto, porque llevan en cantidad”, asegura el comerciante.

En su local hay algo que llama la atención y es un imán para la clientela en todos estos años: el jamón crudo rico y a un precio que no se consigue en ningún otro negocio del rubro. Para las fiestas de fin de año es común ver desde temprano filas en la vereda para comprarlo y ponerlo como entrada en el menú navideño.

“Hace 18 años que trabajo con ese jamón crudo, siempre de muy buena calidad. No cambio proveedores porque cambia la calidad. Yo vendo una muzzarella que no la tiene nadie y el crudo lo mismo. Son productos exclusivos míos en Escobar”, remarca el vendedor, orgulloso de su mercadería y por el hecho de ser elegido por muchos vecinos para equipar sus heladeras.

Todo Queso, un clásico escobarense que no defrauda a sus clientes.

 

Por Javier Rubinstein

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net