Made in Maschwitz

Con excelentes diseños e innovación, la fábrica de cocinas industriales Kokken marca tendencia y abre sus puertas con venta al público. Además, ya prepara su primera experiencia internacional con el objetivo de exportar.

 

 

En la calle Anahí 1157, pleno barrio Lambaré de Ingeniero Maschwitz, desde hace diez años se encuentra la fábrica de cocinas industriales Kokken.

El emprendimiento surgió de la mano de los hermanos Pablo y Sergio Gulino, a quienes en 2012 se sumó Flavio Jessen, amigo y ex compañero de escuela de Pablo, dando una mano en el área de costos y comercialización. Desde hace cuatro años es uno de los tres socios de esta empresa escobarense, que actualmente fabrica 150 cocinas por mes.

“Es un país complicado para los fabricantes, con muchos vaivenes, pero también tiene sus satisfacciones y eso es lo que nos gusta. Mi rol en la empresa es la parte comercial y financiera, Pablo está en la producción y Sergio en diseño. Todos tenemos una formación diferente y nos abocamos a lo nuestro”, explica Jessen, la voz cantante del trío.

En Kokken se hacen cocinas para el hogar con las características, robustez y poder calórico de las industriales, pero aggiornadas al uso doméstico.

Un aspecto clave de las cocinas fabricadas en Maschwitz es que la aislación está hecha con manta mineral y no con lana de vidrio, lo que permite que los muebles que estén próximos a la cocina no se deterioren por el calor del fuego.

La innovación de la temporada son las parrillas a gas o eléctricas, de diferentes medidas, muy prácticas para poner en patios, terrazas o balcones.

“Cuando se habla de una cocina industrial uno piensa en cocinas de un metro de ancho. Nosotros fuimos adaptando las medidas, tenemos de 55, 60 y 76 centímetros, pueden ser con puerta de vidrio o ciegas, con acero inoxidable o a color”, cuenta Jessen, describiendo las cualidades de los productos Kokken -la palabra significa cocina en danés-, que continuamente se van modernizando.

La empresa tiene un showroom en Martínez -calle Paraná 4037- y los segundos sábados de cada mes abre sus puertas en Maschwitz para hacer un outlet de cocinas, con un 30% de descuento en productos discontinuos o con detalles estéticos mínimos.

La mayoría de los clientes son distribuidores. Pero en el partido de Escobar las cocinas de Kokken se pueden ver en los locales de Muebles Center y Súper Chapa. “Nuestra clientela está en Capital, Ezeiza, La Plata y en la calle Jujuy, donde están los negocios porteños de gastronomía. Nosotros nos distinguimos por la puerta parrilla de nuestras cocinas, algo que las demás industriales no tienen. Y nuestra estética es bastante linda”, afirma el emprendedor, con amplio conocimiento del tema.

Desde hace unos años hay una tendencia de instalar estas cocinas en los hogares y las ventajas ante una convencional son elocuentes y tentadoras. El horno de la “profesional” alcanza una temperatura de 300°, contra 200° de la común. Además, en el piso traen una piedra refractaria “que genera una onda de calor que hace que la comida se haga distinta. Hasta podés hacer pizzas a la piedra en nuestra placa, salen buenísimas”, afirma, Jessen.

Las cocinas Kokken tendrán su primera experiencia internacional: del 20 al 29 de septiembre se expondrán en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), en el marco de una muestra de agro e industria que servirá como trampolín para que esta pyme escobarense pueda empezar a exportar a Latinoamérica.

 

 

Por Javier Rubinstein

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net