El oasis de las embarcaciones

Ubicada en un lugar lleno de naturaleza, la guardería Río Paraná busca ser la más completa de su rubro. Con buena atención y todas las comodidades para los fanáticos de la náutica. “Queremos levantar la zona del río”, afirman sus dueños.

Desde julio, Marcelo y Silvia Lamberghini, junto a Miguel Saviano, son los nuevos propietarios de la Guardería Río Paraná, emplazada en un predio de la calle Remero Giorgio, en el Puerto de Escobar,  y buscan darle calidad al servicio de guardería, bajada y mantenimiento de lanchas y motos de agua.

“Realizamos algunas obras para darle lo mejor al escobarense. Dentro de las guarderías del Paraná hacía falta una que se destaque de acuerdo a la densidad demográfica que habrá con los nuevos emprendimientos inmobiliarios. Queremos levantar la zona del río”, cuenta Marcelo Lamberghini sobre el proyecto que encaró hace pocos meses en el Delta.

El grupo que adquirió el lugar ya tenía experiencia en el área porque estuvo involucrado en desarrollos náuticos en Tigre y San Fernando. “Nos sentimos atraídos por Escobar, vinimos para quedarnos y a traer un mejor servicio para la gente”, asegura uno de los dueños, mientras muestra las instalaciones y el sol brilla en el agua en una hermosa tarde primaveral.

Río Paraná cuenta con un amplio lugar para estacionar autos o camionetas, un galpón de 1.500 metros donde caben 160 embarcaciones, espacio para 30 motos de agua y marinas para que los barcos queden amarrados en la orilla del parque.

Estos meses en los que empieza a asomar el calor son claves para que aquellos que piensan comprar una lancha sepan bien dónde poder guardarlas. Por eso, la expectativa pre-verano ya comienza a sentirse. “Hoy el servicio está funcionando en un 80%, la mayoría de nuestros clientes son del partido de Escobar y estamos invitando a gente de Zárate, Campana y Pilar para que dejen acá sus embarcaciones”, señala Lamberghini.

Próximamente se construirá un bar y parrillas al aire libre para que la gente pueda pasar el día junto al río, optando sacar o no la lancha. “Será una especie de camping, para estar en familia, con mesas y juegos para chicos. Queremos tener este servicio antes de diciembre”, anticipa sobre un proyecto que hará más atractivo al lugar, dueño de una gran belleza natural.

El mantenimiento de las embarcaciones es otro punto fuerte de la guardería, que ofrece limpieza, service y venta de lubricantes para lanchas, barcos o semirrígidos.

Además, la guardería ofrece un plus en materia de precios: “Tenemos promociones anuales que tienen descuentos y el pago se puede hacer a través de una cuenta bancaria. Además, hay espacios más chicos para los que no pueden pagar una cuota. Le damos al cliente la posibilidad de ver cómo puede desarrollar su mejor modalidad de pago”, sostiene Lamberghini.

Río Paraná se afianza en el mercado náutico como un lugar ideal para las embarcaciones, a orillas del río y apostando a un servicio de calidad.

 

Por Javier Rubinstein

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net