El mall de la construcción

Un proyecto desarrollado íntegramente por Fausto Reig, A la vera del kilómetro 46 de la Panamericana. Tiene 16 locales donde se puede conseguir todo tipo de materiales.

 

En 2005, el kilómetro 46 de la Colectora Este era todo descampado, sin negocios ni construcciones cercanas, a pesar de estar a escasos metros de la Panamericana. En aquel entonces, Fausto Reig le vio una veta comercial a ese inexplorado terreno y decidió que sería un buen sitio para poner un local de materiales para la construcción.

En octubre de ese año el Centro de Materiales -así se llamaba el negocio cuando abrió- iniciaba su actividad comercial. “La idea de instalarme acá era aprovechar los emprendimientos nuevos, la ruta es un llamador. Aparte ya había una bajada que había que aprovechar”, explica.

“En ese momento era todo campo y una zona peligrosa. No había luz ni líneas telefónicas, nosotros trajimos los cables”, acota el emprendedor.

Con los años construyó otros dos locales, se acercó una maderera y el lugar se fue expandiendo. Fue así que empezó a incubar la idea de construir un mall de la construcción.

“A mediados de 2011 empezaron a habitarse los primeros locales y en 2017 se pobló del todo. Estamos con cupos completos y un total de 16 locatarios, todos del rubro materiales. En la parte de atrás hay depósitos, algunos utilizado por los mismos locales y otros se alquilan en forma independiente”, explica el desarrollador del Centro Comercial de la Construcción KM 46.

En el complejo se pueden encontrar muebles de cocina y vestidores, cerámicos, piedras y lajas, caños, perfiles y chapas, policarbonatos, materiales eléctricos, sanitarios, maderas para decks, techos y encofrados, pinturas, zinguería, calefacción, aberturas y hay hasta alquiler de baños químicos. Absolutamente todo lo que lleva comenzar una obra hasta su terminación.

La mayoría de estos comercios son atendidos por sus dueños, lo que es importante para el cliente a la hora de negociar precios o formas de pago.

“La Panamericana te da la chance de venderle a todos. En la época que yo tenía el corralón venían brasileños a comprar hierros porque era más barato. Hay gente que va para Entre Ríos o Corrientes y para a comprar llaves de luz, es muy variado el tipo de clientela. También se trabaja con los barrios privados, de acá hasta Cardales”, señala.

Por otro lado, Reig acaba de sumarse a la comisión directiva de la Cámara de Comercio de Escobar. “Quiero acompañar desde este lugar a mis locatarios. Me gusta estar porque a través de las entidades se suma, la unidad de muchos hace la fuerza de pocos”, sostiene el flamante protesorero de la entidad.

Todo un visionario que supo aprovechar un espacio desaprovechado y lo convirtió en un polirubro de materiales.

Por Javier Rubinstein

 

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net